lunes, 10 de noviembre de 2008

Bibliotranstornado

No sé si soy un bibliotranstornado un bibliomaníaco, un fetichista de los libros o un bibliófilo pobre.

Cuando me compré un sofá y una librería y me regalaron los libros antiguos que adornaban ésta. Con lo que se desató mi fiebre coleccionista.

Muchos hombres (también las mujeres, pero yo creo que menos) somos obsesivos compulsivos. Nos da por algo y vamos a machete. Están los que les da por el fútbol o la política o las máquinas tragaperras. Estos son las personas normales. Y luego estamos los que nos da por temas más especiales: Linux, matemáticas, el Señor de los Anillos, la lectura, Star Wars, las matemáticas, la aviación... somos los frikis.

Me encantan los libros antiguos, el papel de hilos, las marcas de agua, la tipografía, el pergamino y la piel, los tejuelos, las marcas que dejaron hace tiempo los ursufructuarios de estos libros, los grabados...

En este blog describiré mis pequeñas joyas, el porqué los quiero y mis afanes para conseguir (comprando o pidiendo) libros de folio, cuarto o 12º, del XVIII, XVI y del XV (soñar no cuesta nada), en latín, alemán, o cirílico...

1 comentario:

Ascen dijo...

¡Hummm! No me gusta eso que has dicho de las mujeres. Espero que sea porque tienes datos que contrasten tu afirmación y no porque seas "un pelín machista".

Es una broma.

La bibliofília, en todas sus manifestaciones, es una pasión, casi una rareza, una manía y ni hombres ni mujeres estamos libres de contagiarnos de ella. Puede llegar a convertirse en algo irracional.

Pero mientras no afecte de manera perjudicial ni a nuestra vida ni a la de los que están a nuestro alrededor, es una bella manía.

No estoy especialmente enamorada de los libros antiguos pues aunque tengo algunos ejemplares en los que no figura la fecha de edición, no creo que sean anteriores al final del siglo XIX.

Mi biblioteca la inició mi padre, que como herencia nos dejó sus libros. Somos 5 hermanos y hemos recibido de él más de 100 libros cada uno. Su bibliofília fue contagiosa.

Saludos.