miércoles, 18 de abril de 2012

Posiciones de libros

Posiciones de libros

Si estás interesado en la posición en la que hay que colocarse los libros en una estantería y buscas en Internet «posiciones de libros» te encontrarás que las primeras decenas de resultados no tienen nada que ver con lo que estabas buscando.

Sí, si ya lo has comprobado podemos continuar.

A los que estamos tontos con los libros (letraheridos dicen los que además son un poco cursis) este tema nos interesa mucho más que si el delantero del equipo con el que se va a enfrentar nuestro equipo ha salido de fiesta, somos unos frikis. Pero mucho.

Para muchas personas el método para colocar los libros está claro: «Se ponen y ya está», porque creen que sólo hay una manera de hacerlo: con el lomo hacia afuera, en posición vertical y la portada del libro mirando hacia la derecha.

Pero esta posición no es la única, sólo es la mejor en la mayoría de los casos porque permite

  • identificar el libro mirando el lomo
  • coger y dejar un libro sin afectar a los demás
  • disponer la portada en posición adecuada para mirarlo

Pero tiene algunos inconvenientes

  • documentos o revistas no se sostienen en vertical
  • unos lomos se leen de arriba a abajo y otros al revés

Lomo hacia dentro o hacia arriba

Marca de fuego del blog de Marco Fabrizio

En una reciente conversación con un librero en la feria del libro me dijo que en los conventos mexicanos se mostraban los cortes de los libros para exponer las marcas de fuego, seguro que Marco Fabrizio tiene algo que decir al respecto.

En la historia de las estanteríax en la Wikipedia cuenta que se hacía así antes.

No me lo creo que haya alguna ventaja en ofrecer en la librería el corte del libro, yo seguiré mostrando el lomo (de mis libros quiero decir).

Lomo escrito hacia arriba o hacia abajo

Muchos usuarios de bibliotecas nos hemos encontrado con este gran problema, tenemos que girar la cabeza constantemente al recorrer una estantería y leer unos libros hacia arriba y hacia abajo.

Quim Monzó (en una artículo del semanal de la Vanguardia no disponible en Internet), encontró una solución, a este discutido problema, como los editores o diseñadores o impresores no se ponen de acuerdo ni siguen la norma ISO sobre títulos en los lomos (que por cierto contradicen otra norma que dice como rotular en vertical, en este caso acotación de planos), se le ocurrió poner todos sus libros de forma que el libro siempre se pueda leer de arriba a abajo, sacrificando que la portada esté unas veces a la derecha y otras a la izquierda.

Lectora consultando su biblioteca No tengo ninguna foto de Monzó consultando libros y además esta señorita se deja ver mejor. (fuente de la imagen)

Otra solución sería obligar a que los lomos fueran siempre son ambigramas, aunque puede que el problema de legibilidad empeorase.

Ligeramente inclinados

Hace poco vi en un domicilio particular una librería inclinada, con lo que desaparece la necesidad de sujetalibros a costa de tener que mover los libros que quedan por encima del que cogemos, si los estantes no son muy grandes no es mucho problema..

Horizontal o vertical

En general estoy de acuerdo en que guardar libros en horizontal es mala idea, pero a veces no queda más remedio, cuando los libros no tienen estabilidad (por ejemplo periódicos), el peso del libro estropea la parte de abajo de las tapas al meterlo o sacarlo o cuando ¡no caben en vertical!

A veces hay que buscar a un montador de muebles (la jefa no se fía de mis habilidades con el taladro) y elevar una balda:

Todos los libros en posición de firmes

Mira ¡qué majos!, ¡todos verticales!, no como antes.

¿Y para esto una entrada tan larga...?

7 comentarios:

Bach dijo...

Después de tan sesudo estudio.¿has encontrado el método para colocar 100 libros donde caben 80? Si es así dímelo por favor.

Marco Fabrizio dijo...

Estimado B.T.
Muchas gracias por la referencia.
A fuerza de ser sincero las marcas de fuego pretendían evitar que los libros fueran robados.
Aunque actualmente, siendo las marcas tan populares entre los bibliófilos, no es raro que algunos libreros coloquen los ejemplares de manera que se noten las marcas a primera vista.

Saludos

enfermerolibrero dijo...

Buena entrada es una de las cosas, que se mira al principio, no poner libros grandes junto a pequeños , por que se tuercen las tapas,...los grandes intentar meterlos en horizontal,.... y después te queda la espantosa duda de donde metes los restantes, o donde pusiste determinado libro, no es cuestión baladí.... hay libros que recomiendan estanterías de hierro, en vez de madera,,,, posición horizontal,,,,,, pero al final se hace lo que se puede….. pero se ve que tienes todo muy bien organizado…. No como yo que envidia sana

Roberto Aspiazu dijo...

Sigo tus comentarios desde hace tiempo y siempre encuentro temas de interés. Sobre las marcas de fuego, me pregunto sin no son en realidad manuscritos con tinta ferrogálica, en general el título, autor o signatura. La tinta se degrada y quema el papel.

bibliotranstornado dijo...

@Bach, el truco lo han contado en el consejo de ministros... no sé si te servirá...

Gracias @Marco

Se me ha olvidado lo de tamaños iguales, @enfermero, que creo que es el que utilizan en la Biblioteca Nacional.

Interesante @Roberto, pero vi uno hace unas semanas y no parecía una quemadura química sino física, de todas maneras aquí el experto es @Marco Fabrizio, sigue el enlace y encontrarás más.

Xavier Caballé dijo...

Dónde se explica el truco para meter más libros en el espacio --limitado, muy limitado-- de una biblioteca? Lo necesito!

yaki dijo...

Muchas gracias por tu entrada, realmente me Fue de utilidad, mi biblioteca es pequeña aún pero quiero tenerla bien ya que amo cada libro que tengo,