lunes, 27 de septiembre de 2010

Antibiblioteca

(…)una biblioteca privada no es un apéndice para estimular el ego, sino una herramienta para la investigación. Los libros leídos tienen mucho menos valor que los no leídos. Nuestra biblioteca debería contener tanto de lo que no sabemos como nuestros medios económicos, la hipoteca y el actual mercado activo, competitivo y con escasa variación de precios de la propiedad inmobiliaria nos permitieran colocar. Acumularemos más conocimientos y más libros a medida que nos hagamos mayores, y el número creciente de libros no leídos sobre los estantes nos mirará con gesto amenazador. En efecto, cuanto más sabemos, más largas son las hileras de libros no leídos. A esta serie de libros no leídos la vamos a llamar antibiblioteca.

Nassim Nicholas Taleb. El cisne negro

Vía

5 comentarios:

Galderich dijo...

Una reflexión brillante

Silvia dijo...

Muy interesante el razonamiento. Es muy novedoso. Y estoy de acuerdo.
Es la primera vez que entro al blog y me parece espectacular. Gracias por compartir tanta información.
Lo invito a visitar mi blog que tiene solamente 1 mes, si es que le interesa. Muchas gracias. www.bibliotequera.blogspot.com

lamberto palmart dijo...

Cierto. Los libros no leidos de los estantes nos miran de modo amenazador. En cierto modo llegan a crear cierto desasosiego al ir aumentando su número, y llegar a la conclusión de que, tal vez, nunca los consigamos leer completos.

De cualquier forma, en contraposición, la "antibiblioteca" es parte fundamental de la biblioteca. Que aburrida sería si no tuvieramos la opción de poder acercarnos a ella y poder escoger algún libro no leído.

Aprenent de bibliòfil dijo...

jajaj muy bueno! Tengo una antibiblioteca brutal yo jajajaja por cada libro que leo, me llegan 2 o 3 nuevos. :D

Literatura y Filosofía dijo...

Antibiblioteca. Exact!! vieras ya los que tengo y aún no leídos por falta de tiempo.